viernes, 5 de diciembre de 2008

A reirnos que ya es tiempo

Están todos los pasajeros en la sala de embarque esperando la salida del vuelo.

De repente, llega el copiloto impecáblemente uniformado con gafas oscuras y un bastón blanco, tanteando el camino.

Una empleada de la compañía aclara a los asustados pasajeros que, si bien es ciego, es el mejor copiloto que tiene la empresa. Nunca a tenido un accidente.

Al poco rato llega el piloto, con el uniforme impecable, gafas oscuras y un bastón blanco, asistido por dos azafatas.

La misma empleada aclara, a los ahora preocupados pasajeros, que también el piloto es ciego, pero que es el mejor piloto que tiene la compañía y que, junto con el copiloto, hacen un equipo más que experimentado. Nunca han tenido un accidente.

Con todos a bordo, el avión comienza a carretear, tomando cada vez más velocidad, con los pasajeros francamente aterrorizados. El avión sigue tomando velocidad pero no despega. Continúa la carrera, pero sigue en tierra.

Cada vez el final de pista está más cerca y en una explosión de histéria general, los pasajeros comienzan a gritar como poseídos.

En ese momento el avión, milagrosamente, toma altura. Entonces el piloto le dice al copiloto:


- ¡¡EL DIA QUE ESTOS PENDEJOS NO GRITEN “SEGURO NOS HACEMOS MIERDA”…!!


-----------------------------------------------------

El día que James Bond murió, llega al cielo y San Pedro pregunta:

- ¿Cómo te llamas?

- Bond, James Bond.

- ¡Todos dicen lo mismo!, te voy a hacer una prueba y si la pasas te creo. Entra a ese cuarto, lleno de gente y me traes a Adán… Pasados unos minutos, James Bond, sale con Adán. Sorpendido San Pedro pregunta:

- ¿Cómo lo hiciste?

- Fue muy fácil, era el único que no tenía ombligo.

San Pedro vuelve a meter a Adán y ordena a todos que se cubran el estómago. Vuelve a retar a Bond. A los cinco minutos sale nuevamente con Adán.

- ¿Pero cómo lo hiciste ahora?

- Era el único que la faltaba una costilla.

- Esta bien, la última prueba… - San Pedro viste a todos igual y reta nuevamente a Bond. Esta vez a los diez minutos, se escuchan gritos e insultos… Por fin nuevamente sale Bond con Adán.

- ¡No lo puedo creer, tu eres James Bond!, pero dime ¿cómo lo hiciste?

- Fue fácil, me empecé a cagar en la madre de todos los presentes y este pendejo no se ofendió.

Apture

No reclamo los derechos por las fotos, diagramas o videos presentados. Si alguno es suyo y no quiere que la use, comuníquese a mi email y se retirará inmediatamente.
depuertoricopalmundo@gmail.com