martes, 23 de junio de 2009

Costa Escondida, ¿sabes donde está?

Existen en Puerto Rico tres pueblos con una belleza escénica espectacular, su topografía los hace únicos. A estos pueblos se les conoce como Costa Escondida. Los pueblos de Patillas, Maunabo y Yabucoa, comparten circunstancias geográficas únicas, que como bendición o maldición mantuvieron por siglos condiciones que limitaron su desarrollo económico pero a su vez, mantuvieron lejos la desgracia del desarrollo desmedido de sus costas y las plagas urbanas que deterioran la calidad de vida de los pueblos.

De igual forma crearon comunidades fuertes y unidas defensoras de sus ideales ecológicos y socioculturales. Las cordilleras de Sierra de Pandura, entre Yabucoa y Maunabo; la Sierra de la Guardarraya, entre Maunabo y Patillas; y la Sierra de Cayey, fueron las muralla que los mantuvo separados del resto de la Isla. Los accesos que serpenteaban los bordes de las sierras, eran carreteras desafiantes. Hoy con vias mejoradas es mucho más fácil el acceso. Son áreas de lluvia abundante y terrenos fértiles. La agricultura es parte de los paisajes.

En sus valles nacieron grandes plantaciones y centrales azucareras y en las laderas de las montañas se sembraba café y frutos menores. Hoy día en sus llanos se cosechan cientos de cuerdas de plátanos y otros frutos para el consumo local y la exportación al resto de la isla. Es precioso ver las montañas precipitarse súbitamente al mar creando acantilados, curvas y barrancos donde se dividen el Mar Caribe y el Océano Atlántico.

Las costas de estos pueblos quedan escondidas, por las montañas. También podrás ver en los pequeños puertos como se conserva la tradición de pesca de consumo, muchas familias viven aún de los frutos del mar. No existen grandes centros comerciales, aquí se vive con calma, sin pretensiones de gran ciudad. Tampoco verás multitudes de gente, a menos que estés en alguno de los festivales que se celebran durante el año. Las embarcaciones de placer que puedas ver en el horizonte es porque van de paso. Tampoco verás el mar cubierto de motoras acuáticas, habrá algunas que puedas contar con los dedos de una mano. Es precisamente lo primitivo, lo indomable de su costa y de su gente lo que me gusta de esta lugar. Lo que si disfrutarás de la carretera que bordea la costa, son los chinchorros que abundan en el litoral donde podrás degustar las mas sabrosas alcapurrias, empanadillas de pescado y mariscos, pinchos de camarones y cervezas bien frías. En la sección de Chinchorreando encontrarás reseñas de algunos de estos lugares.

Los yabucoeños, maunabeños y patillenses son orgullosos protectores de sus riquezas naturales, de sus extraordinarios logros ecológicos y comunitarios, del talento y destreza de sus deportistas, así como de la cultura puertorriqueña. No es la primera ves que escribo de esta área, ya les había mencionado el gran apego que tengo por el pueblo de Maunabo, pero esta ves quise incluir la trilogía por que son pueblos hermosos y hospitalarios que merecen ser reconocidos.

Apture

No reclamo los derechos por las fotos, diagramas o videos presentados. Si alguno es suyo y no quiere que la use, comuníquese a mi email y se retirará inmediatamente.
depuertoricopalmundo@gmail.com