jueves, 31 de diciembre de 2009

¿Que vas a despedir?

Quiero compartir con ustedes mi rito de despedida de año.  Nada extraordinario, bastante común creo yo.  Pero en la simplicidad del mismo yace su magnífico poder.  Comienzo al amanecer del mismo día 31, abro los ojos y respiro profundo, reconozco este momento como el único que existe.  Abrázate tu mismo, y/o con tu compañera, reconoce que eres un ser lleno de ternura con la necesidad de dar y recibir amor.  Disfruta el momento, atesora la vida.

Luego de un rato comienzo un recuento de cosas, de gente o sucesos que no vale la pena recordar y decido eliminarlas de mi mente, darles "delete",  "caput", finito, no más.  Esto permite tener espacio para las cosas que consideras importantes y que llenan tu vida de felicidad.   Así, de igual manera, recuerdo los momentos agradables, los revivo sonriente sin salir de la cama, ya fuera de ella, durante el día trato comunicarme con los que si quiero mantenerme unido y les digo lo importantes que son para mi.  Hago lo propio con mi trabajo y mis clientes.  En la casa realizo la limpieza psíquica espiritual del hogar, tengo mi formula pero use usted la suya pues es muy individual.


Una vez terminado este proceso puedes pasar al próximo paso:

Despídete, de las cosas materiales que ya no necesitas, procura encontrar quien pueda darles uso, quizás para ti es inservible pero para otra persona es un tesoro, recicla.


Despídete, de los pensamientos negativos, abraza el futuro por venir.

Despídete, de los deseos de controlarlo todo, tus hijos que ya son adultos, déjalos ser libres y respeta sus decisiones, apóyalos.

Despídete, de lo bueno que viviste, atesóralo sin apegarte al pasado, no temas al presente y vive como si fuera tu último día.

Despídete, del mal que cometiste, perdonándote a ti mismo y aprende de los errores.

Despídete, de los rencores, nadie puede ser feliz viviendo en odio y amargura.

Despídete, de los que ya no están, partieron para que comiences un camino nuevo de esperanza y de amor por los que se quedan....


Por último:

Naciste para ser feliz, el universo conspira para que así sea.  Recibe el nuevo año con esperanza, con deseos de aprender, de amar, de vivir, de viajar, de disfrutar con la familia, ahí yace el secreto de la eternidad del alma.

Apture

No reclamo los derechos por las fotos, diagramas o videos presentados. Si alguno es suyo y no quiere que la use, comuníquese a mi email y se retirará inmediatamente.
depuertoricopalmundo@gmail.com